viernes, 8 de febrero de 2008

Fluyendo

Leía hace un par de días en el blog de Clemente Alonso algo sobre el “flow que, según sus palabras es “momento en que vamos como en un túnel, corriendo rápido como nunca antes, sin oír nada, con una técnica cojonuda, la piel de gallina y un silencio total... en un estado que roza lo que debe de ser la mística”.



En mi estado habitual de lloriqueo le dije que nunca había sentido algo así, que yo solo sentía el rozamiento constante con los elementos. Y es la verdad, aunque también es verdad que, entre esos días, siempre hay algunos en los que te sientes especialmente bien o ligero o deslizante, en los que parece que tu coeficiente de rozamiento se ha reducido mínimamente y eso siempre es un gustazo. No creo que llegue a flow, así que vamos a dejarlo en flowito.

En competición recuerdo algunos flowitos… la natación del último Pálmaces metidita en un grupo genial, la bici de Gijón (a ver, como para no fluir cuando se lleva la moto delante) o de Úbeda (aunque más que fluir, ahí me lo pasé pipa) o la carrera a pie del mundial de Hamburgo. También es verdad que es más fácil fluir en competición que en los entrenamientos, que por lo menos no tienes las piernas como palos después de la semana de tapering.

Pero a veces, no sabes por qué, te sientes especialmente bien en algún entreno. Esto ya es más flowitín que flowito, pero sabe a gloria. Pues ayer fue uno de esos días. Nada lo hacía presagiar, seguía con mis agujetas, totalmente cargada, inflada por el gimnasio. Salimos a trotar 38 minutillos que, por el Parque Central tricantino con sus cuestacas, trae irremediablemente la consecuencia de acabar con los gemelos cargados, por bajo que sea el ritmo. Merienda, coche a Alcobendas, un poquito más de gimnasio en fuerza máxima y a la piscina, con muy poquitas ganas de meterme en remojo.

Raúl, nuestro mister acuático, siempre nos sorprende, nunca sabemos lo que tocará. Y ayer tocaba alegría. Técnica de remadas mezclada con nado rapidito, intercalando dos bloques de 10’ al 85% (como yo no entiendo muy bien esto de los porcentajes, lo asimilé como bastante rapidito). Pues creo que salieron a 1’35”/100 (vale, perdí la cuenta, pero me tomé como referencia un 100 y, haciendo cálculos, diría que ese fue el ritmo medio), que está más que bien, pero lo importante fueron las sensaciones.



Me fijaba en la técnica, tratando de pulir dos de mis fallos más notables (codo derecho alto y rolido). Trataba de mantener una batida de pies no muy fuerte pero sin parones. Y todo fluía. No me costaba avanzar, me sentí como deslizando por la superficie, flotando por encima del agua, enganchada al famoso “momentum” sin soltarlo en ningún momento (e incluso estuve haciendo volteo, que estaba sola en mi calle y nadie corría peligro de que saliera ladeada y le diera un cabezazo). Una pasada, un placer. El segundo bloque de 10’, ya al final de la sesión, no fue tan brillante, pero las sensaciones fueron muy muy buenas también, aunque ya con el cansancio, la técnica se resiente y tiene que nadar más “por fuerza bruta”.


Son de esos días que terminas el entrenamiento con una gran sonrisa, orgullosa del camino y sintiendo que la meta está un poquito más cerca.

15 comentarios:

sermor dijo...

Prrr, tú fluyendo y yo fruñendo. :)

TriKer dijo...

Este mismo año, salí a correr por Cantabria, dando vueltas a la Ronda (7kms).. sin darme cuenta.. hice 3 vueltas, sin sufrimiento, sin quererlo. El rodaje más largo en mucho tiempo.

El lunes de la semana pasada, salí a rodar mis 16kms de los lunes y (sería el descanso del finde de viaje).. rodando suave, con pulsaciones controladas, salí pro debajo de 5min/km.

Sabes que hay flow, porque tu cuerpo ha sufrido, pero tu estas feliz. Realmente has desconectado del mundo, si bien vas más rápido o como de costumbre.. todo pasa como a camara lenta.. el ruido te resbala.. y sueles escuchar que si un cantar de pajaro.. o algo..

Normalmente se te pasa.. y te das cuenta que es que te ha dao una pajara y estas en el suelo :P no en serio... a veces pasa.. y suele ir seguido de un entreno asqueroso.. porque no sientes ni la mitad que el dia anterior

Nadando y en bici nunca.

Ishtar dijo...

Sergio, llorica!!! ;-)

Triker, quieres decir que hoy tendré un entreno asqueroso en la pisci, ¿no?, pues vaya porra, porque creo que toca caña de la buena, glups! ;-)

Besicos!

Xabito dijo...

Yo cuando leí en su momento lo del "flow" más que en la sensación física de flujo, pensaba en lo que en psicología se llama "estado de flujo", que es ese estado en el que quedas absorto por lo que sea que estás haciendo y podrías estar 24 horas seguidas haciéndolo, sin parar ni para comer.

A mí esto me ha pasado alguna vez estudiando o incluso trabajando, pero en el deporte..... la verdad es que no he sentido algo parecido, porque el sufrimiento físico está siempre ahí recordándote tus límites.

Lo que sí he tenido es una sensación de felicidad extrema y de "plenitud" con el deporte, sobre todo con la bici y corriendo (incluso recientemente con la natación), pero la sensación más que en un "estado de flujo" se resume en el pensamiento de "qué afortunado soy de poder estar haciendo esto y disfrutando como lo hago con ello".

Ah! Perdón por la perorata ;-)

Gaizka dijo...

Lo de fluir es muy cierto y es lo mejor de hacer deporte, la sensación. A veces dura unos segundos, otras minutos y otras horas. Te puede ocurrir entrenando (lo más habitual) o compitiendo.
Yo lo he experimentado muchas veces y es lo mejor de todo. La sensación, ojala todo el mundo la tuviera, porque es un estado ideal.
Isthar, no se busca, aparece cuando menos te lo esperas, incluso haciendo series.

Ramón Doval dijo...

¡Muy bueno lo de los flowitos! Mis sensaciones en el agua son más bien flowless and drowning, es decir, el estado previo a cuando se grita "¡que viva el duatlon!". Que te fluya mucho (uy, qué malsonante).

keLermAn dijo...

Yo como Sergio.. de fluir nada de nada.. yo soy mas de arrastrar! jejeje!

en fin... dicen que todo llega!
Saludos!

Miguel dijo...

Supongo que el fluir es más fácil llegar a vivirlo en el agua, porque es un medio que precisamente se presta a ello (bueno, eso creo, yo más bien me hundo, jeje).
Pero está claro que en cualquier disciplina, especialmente compitiendo, en algún caso lo hemos llegado a vivir, y es una sensación brutal, de triunfo sobre tu propio sufrimiento.

Ishtar dijo...

Xabi, a mi eso de querer estar horas y horas haciendo lo mismo no me ha pasado nunca con nada... ¿será que soy culo de mal asiento?? ;-))

Gaizka, pues sí, porque yo diría que ayer no era el día... ¡¡si me dolía todo ya antes de empezar!!

Ramón, eso de "me voy a pasar al duatlón" se lo he oído a alguien más de una vez ;-) (yo no me paso al du, que se sufre demasiado)

Kel, tú lo que eres es un llorica... con el tiempo que has estado sin entrenar y seguro que en 2 dias nadas de lujo... ;-)

Miguel, la verdad es que yo lo he sentido más veces en el agua que corriendo o en bici... es lo que tiene que no haya gravedad y el culillo, en lugar de pesar, flote jeje

Besicos!

Concha dijo...

Yo he tenido la inmensa dicha de experimentar eso alguna vez en competición, en alguna carrera popular. También lo he oído llamar "la burbuja" o "el túnel". La burbuja me lo define mejor. Vas a un ritmo muy alto, pero sabes que lo aguantas. Eres a la vez consciente e inconsciente de tu propia respiración. No notas el dolor de piernas, y sin embargo sabes que está ahí. No hay más que tu objetivo, ahí delante de tí, y no piensas conscientemente, no iras el reloj, sólo lo sabes: vas a alcanzarlo. Sólo eres una sensación, y esa sensación es buena, cercana a la plenitud.

loscar777 dijo...

fluir......!!!!!!!!, hay que saborearlo cuando tienes ese día ehhhhh??????? porque son los pocos por desgracia los que te sientes así....aunque yo solo creo que son percepciones erroneas motivadas por cansancio o negatividad, etc.....¡el poder del "coco"!

Clemente Alonso McKernan dijo...

Gracias por la cita, si lo sé, me lo curro algo más, que era de andar por casa. El término flow viene más de la psicología y se aplica a todos los deportes en psicología deportiva. Ya sé que hemos quedado que no creemos mucho en eso, pero hay cosas y hay cosas... Yo lo he visto en un amigo mio portero de hockey, los del otro equipo desesperaban. Nosotros quizá nos lo llevemos más a la parcela fisica, pero creo que va todo junto. y que en cierta manera se puede entrenar, por desgracia nosotros necesitamos estar en buena forma, si no nada. Así que a currar como los "currys"

Saludos

robert mayoral dijo...

no hay mejor entreno que el que te deja satisfecho del trabajo realizado!!!

Rosermm dijo...

Hola Esther, me presento: soy Rosa y aunque no sepas quien soy coincidimos en Porto Colom.
He pasado por tu blog y hoy me he decidido a escribir porque tu post me ha hecho sonreír y a la vez sentirme algo tristona, lo del flow, no lo había oído nunca ( hoy he aprendido una cosa más ), pero su significado si que lo he sentido varias veces, la pena es que hace tiempo que no lo he vuelto a notar, creo que la vez que estuve más “flowera” fue a finales del 2005 y no he vuelto a tener las mismas sensaciones..
Si ya se que todos lloramos, yo soy la primera que podría montar una guardería.

En fin Esther, saludos y bonito post.

Ishtar dijo...

Concha, la verdad es que corriendo creo que es más dificil encontrar esa sensación... al menos para mi, que siempre voy sufriendo aunque vaya calentando jeje

loscar, son pocos sí, muy pocos... pero es por eso por lo que los valoramos tanto, ¿no? :-)

Clemente, tu blog es genial siempre, así que no tienes que preocuparte ;-). Y sí, habrá que seguir currando, que es la única manera de llegar a esas sensaciones, aunque para llegara a ellas haya que pasar por muchos días de ir con el gancho y resoplando ;-))

Robert, satisfecho hay que estar siempre :-), que vencer la pereza de quedarnos tirados en el sofá ya es mucho ;-).

Hola Rosa!. Ya te etngo localizada ;-). Me alegro de que te haya gustado. Hay que seguir buscando esa sensación, porque seguro que la encuentras de nuevo, ya verás :-). ¿Este año volverás al Festrival?. Si es así, nos vemos allí!

BEsicos a todos!