miércoles, 11 de febrero de 2009

El umbral del cansancio

Que levante la mano el que no ha entrenado alguna vez cansado. Es más, que de un paso al frente el que no entrene casi siempre cansado. Cansado del entrenamiento del día anterior o incluso de la sesión de unos minutos antes, de la jornada laboral y los quehaceres domésticos o simplemente por no poder dormir lo suficiente. Esta costumbre hace que los triatletas en particular, o los deportistas llamémoslo habituales en general, tengamos el umbral del cansancio bastante elevado. Muy cansados tenemos que estar para saltarnos un entrenamiento.

Pues ese umbral elevado es el que me está haciendo bastante complicado el ajustar este retorno al movimiento a lo que el Señor Bicho que habita en mí me permite. Y más que me lo va a hacer durante algunas semanas más. El caso es que, durante el día, me suelo encontrar medianamente bien, con algún bajón de energías importante puntual, pero bueno, soportable. Por las tardes, al salir de trabajar, ya voy cansadilla. ¿Pero qué pasa?, que estar cansada es lo normal. Es verdad que es otro tipo de cansancio, bastante diferente al habitual, pero mi mente interpreta el cansancio como algo familiar y en una magnitud que no supera el umbral admitido, así que a entrenar toca.

Pero claro, ahí está el Bicho, que quiere permanecer calentito y confortable en mi cuerpo durante muuucho más tiempo, que me susurra: “mira qué día más bonito hace… qué temperatura… tanto tiempo has estado sin ver el sol y ahora ¿te vas a encerrar en un gimnasio?... sal a correr por el parque, anda”. Y es una lucha. Y luché, y mi mente ganó a la del Bicho. Así que ayer, tocó un circuitillo de gimnasio con pesos irrisorios (pero os puedo asegurar que tengo agujetas en todo el cuerpo) y 10 minutillos de cinta a 8,5 km/h (que en la cinta puedo controlar mejor el no pasarme y puedo parar en cualquier momento). Y después de eso, las tentaciones de salir a correr por el parque, que tenía una luz preciosa por el atardecer, seguían ahí, pero ya había “entrenado” suficiente, así que volví a contenerme.

Y, aún con eso, por la noche estaba bastante cansada. Este Bicho es un rollo. Acostumbrada a estar fuerte y verte ahora hecha un trapo… es duro, pero es lo que hay. Y hay que saber leer dentro del cansancio si estás mejor o peor que el día anterior y eso es complicado, por el famoso umbral que lo enmascara. Pero creo que el lunes, después de 30’ de rodillo sin apenas resistencia, estuve mejor que ayer, lo que indica que menos mal que me contuve. Así que hoy, bajamos un poco. 20 minutos de pisci bastarán.

Un atleta como la copa de un pino que casi es tan buen atleta como majo que es ;-) y que también ha pasado por esto me dijo que “más vale pecar de conservadora que de aventurada”, que pasarse un poquito supone dar un paso para atrás, aunque parezca que ya estás bien, aunque parezca que ya puedes ir un poco más rápido. Así que tendré que ignorar el umbral y no pensar en que estoy cansada y que eso no implica que no pueda entrenar. No estoy cansada… tengo un Bicho que aprovechará cualquier paso en falso para acomodar aún más sus posaderas en mi cuerpecito, y eso sí que no lo voy a consentir ;-). Con la ayuda de Sergio, claro, que creo que se ha comprado unas esposas para atarme al sofá si me da un arrebato y no entro en razón por las buenas ;-).

15 comentarios:

MIGUEL A. ROLDAN MARIN dijo...

creo que has hecho bien!!! saludos

Ruth dijo...

Sergio, ¿esposas? no digo nada... no sabia yo que os iba ese rollo... ja,ja!!
Venga Esther, que ya esta haciendo cositas, por lo menos no es descanso total. Que se agradece esa ducha despues de entrenar, aunque sea indoor....

Nutria dijo...

¡Esposas multiuso! ¡Guau! Cuidado, que eso también cansa...

Ishtar dijo...

Miguel, a ver qué remedio me queda... ir ajustando al milímetro los esfuerzos :-(

Ruth, iba a poner la foto de unas esposas de esas de peluchito rosa, pero ya sabía que todos íbais a ir por ahi jeje. La verdad es que aunque sea poquito, se agradece hacer algo, pero claro, una vez que ya te has puesto, saber cuándo parar, es lo complicaíllo ;-)

besicos y gracias!

Ishtar dijo...

Ay, Concha-Nutria, que nos solapamos ;-). Eso, eso, que "eso" también requiere su esfuercillo jeje ;-))

Besicos!

Francisco Castaño dijo...

Este sergio tiene cada cosa, estás muy cansada y compra artilugios para jugar, jaja.

En serio, haz caso a ese atleta, poco a poco volverán las buenas sensaciones, ahora con calma.

robert mayoral dijo...

comparto comments, jeeje, no sabia yo tampoco lo de las esposas, y seguro que esas con el pelo de leopardo también las teneis, ejejeej...y por cierto, yo entreno casi siempre cansado, no tengo remedio!

Emilio dijo...

Pensandolo asi tienes toda la razon, tenemos el umbral muy alto y creo que cada mes que pasa o cada año ira a mas, ummmmmm a lo mejor es un problema en un tiempo no? De todas formas ya te dije que me ha tocado de cerca y lo que describes es tal como es: levantarse bien, ir bajando y a las 7 o asi estar muert@, pero tu ya lo has identificado asi que perfecto. Sigue asi de cauta que todo ira mejor, animo¡¡

Miguel dijo...

No deberíais contar aquí lo de las esposas.

Sigue los consejos de Pablo, como veo que estás haciendo, y dentro de un tiempo, poco, te ilusionarás porque los progresos son rápidos, ya verás. Ánimo y a seguir mejorando.

Juankir dijo...

yo, fresco, fresco, fresco, no creo q entrene nunca. pero la sensación de sentirte "fuerte" y a la vez un poco lánguido subiendo una escalera es fenomenal ;-)

nando75 dijo...

Ten cuidado con los bichos que luego pasa lo que pasa. Animo!!

C2C

QUIN dijo...

Muy bueno el post del umbral del cansancio, es hay la diferencia de los "maquinas" como nos suelen llamar los que no hacen deporte (que por cierto odio que me llamen asi) algun dia escribire el porque, y los que solo hacen deporte cuando han dormido 12 horas y ayer no trabajaron y estan descansados, asi cualquiera....

Furacán dijo...

La mano no pero el paso al frente si que lo doy, será porque ahora entreno de mañana :-) Las opos no me cansan, me saturan pero a la vez me dan ganas de hacer deporte y como tampoco es que entrene mucho, no doblo ni nada, siempre acabo con la sensación de que podría hacer más de lo que hago.
Estoy de acuerdo con que es mejor pecar de conservadora, poquito a poco. Ánimo!

loscar777 dijo...

dificil sujetarse verdad?????? como te entiendo, no valoramos cuando estamos al 100x100 y es lo mejor del mundo, poder entrenar, sin lesiones, sin problemas.....en fin que mucho, mucho ánimo y como aquí seguiremos tu evolución.....que deseo sinceramente sea la mejor y antes posible


un abrazo grande campeona.

Ishtar dijo...

Fran, a ver si haciendo caso a "el atleta" se me pega algo de su estilazo corriendo, que no creo ;-). La verdad es que hay mucha gente muy buena que ha pasado por esto y, más tarde o más temprano, acaban recuperándose al 100%, así que es un buen dato...

Robert, tú como para no entrenar cansado... y si no estás cnasado, ya te meterás una de tus palizas para estarlo jeje

Emilio, lo de dormir es lo fundamental. Esa es la diferencia básica entre un pro y un amateur, que ellos pasan de las 10h de sueño al día y nosotros no llegamos ni a 7 :-(.

Miguel, jajaja, es que somos unos desvergonzados!! ;-). Ya por lo menos voy mejorando dia a dia, aunque sea muy poquito, así que hay esperanza :-)


Juankir, a mi subiendo escaleras lo que me pasa es que me arden los cuádriceps (o me ardían), sobretodo después de la piscina, no sé por qué. Bueno, y después de una buena sesión de bici me duelen más bajando que subiendo :-).

Nando, creo que el bicho debe de estar comodísimo en mi cuerpecín jeje

Quin, eso justo. Por eso creo que he puesto lo de "deportistas habituales", refiriéndome a los que entrenamos estemos como estemos, aunque sea un poquito, a no ser que estemos malitos o por causa de fuerza mayor, ¿pero solo por estar cansados?, ni hablar :-P.

Furi, la verdad es que entrenar de mañana se debe notar bastante, que si no cuando arrancas ya estás fundido de todo el día, pero bueno, al final te acostumbras :-). ¿Y qué es eso de no doblar?, vagoooooo ;-)))

loscar, eso es verdad, que cuando estás entrenando bien y te ves fuerte es una gozada. La verdad es que esto de verme como un trapillo es lo que más me está costando,que no me acostumbro... :-(

Besicos y gracias a todos!