jueves, 31 de julio de 2008

Escuchar al cuerpo

Bueno, dado que entrada de los “perretes” de Sergio parece que está dando que hablar y no encuentro fotos en la Internet del tri de Autonomías (aunque nos van a mandar un CD los de la Fede Madrileña con las fotos que sacaron… ¡¡gracias por el detallazo!!) para que vierais un poquito lo que se coció por allí, pues vamos a dar pie para un poquito de debate, que es lo que enriquece este y cualquier blog.

¿Cuántas veces hemos oído/leído eso de “escuchar al cuerpo”?. Pues, partiendo de la base de que estoy de acuerdo, lo que hay que definir a partir de aquí es de cuántos decibelios tiene que ser el grito que nos dé para que le hagamos caso.

Está claro que sin descanso el cuerpo no regenera y, si no regeneramos, pues ni asimilamos entrenamientos ni estamos preparados para poder hacer el siguiente con garantías. Pero, aparte de los profesionales, y son contados los que pueden leer este blog ;-), ¿cuántos de nosotros podemos concentrar más de un tercio de nuestro día en nuestro descanso?. Así que tenemos que decidir. Tenemos que tomar una decisión sobre qué parte del descanso sacrificamos por poder entrenar un poquito más, teniendo en cuenta siempre que tenemos un límite de aguante dentro de este intento de balancear nuestra carga VS asimilación.




Como ya he dicho, si tuviera que hacer caso a mi cuerpo, no entrenaría casi nunca. Quizá solo los fines de semana. ¿Quién puede decir que no está cansado después de levantarse a las 6:30 después de poco más de 6 horas de sueño (no por gusto, sino porque llegando de entrenar a las 23-23:15, a poco que quieras cenar, pasas de la media noche seguro), ir a trabajar, volver a casa a las 17:30, hacer la compra/poner lavadora/limpiar/o demás quehaceres domésticos, y, ya teniendo suerte (y así lo considero porque otros ni siquiera pueden), sentarme 30 minutos para merendar?. Pues sí, estoy cansada. De hecho el sofá me mira con ojitos tiernos para que me espanzurre en él y me dedique a ver cualquier chorrada que haya en la tele o a leer un buen libro, como hacen muchos de nuestros congéneres. Pero si descanso, no entreno. Y si no entreno, no mejoro. Y si no mejoro, pues estoy menos contenta que si lo hago :-). Todo esto con el límite que me de la razón, por supuesto.



Pero esta es mi situación. Aunque, en general, todos estamos cansados. Incluso si estás acostumbrado a dormir 8 horas y siesta, algún día has dormido menos por lo que sea, pues estás cansado. ¿Acaso no puedes entrenar porque tu cuerpo se está quejando?. Pues sí o no, cada cuál tendrá que evaluarlo. De hecho yo ahora me planteo cómo lo hacía los dos años pasados cuando salía de trabajar a las 19-20h como pronto (así que ahora estoy encantada, que parece hasta que tengo tiempo libre :-)). Como sabéis, además, no nos gusta el descanso total. Quizá no estemos acostumbrados o quizá nos dé miedo pasarnos de perreo, que hoy empiezas con un día y con el “por un día no pasa nada”, al final te metes en una espiral de no hacer nada en la que más de uno ha caído alguna vez (y, oye, que tampoco pasa nada si es lo que has decidido hacer). Sí que creo que 1 día a la semana de descanso es necesario, pero mi voto va al “descanso activo” en vez de al “descanso total”, que además sienta mucho mejor, regeneras más fácilmente y matas el gusanillo del “no hacer nada” aparte de dejarte el resto de la tarde libre para cubrir otras necesidades.

Otra cosa además es los entrenamientos a nivel físico. Cuando cargas, y cargas y cargas más, no puedes tener buenas sensaciones entrenando. Es imposible. En estos años he conocido a más de un “campeón de entrenamientos”, que entrenando van como motos, porque van “demasiado descansados” y compitiendo van exactamente igual lo que, según mi punto de vista, pues no tiene gracia. La gracia es entrenar bien para competir mejor, ¿no?. Y, para eso, algunos días son duros, te duelen las piernas y los tiempos de las series se te van. A veces te dan ganas de bajarte de la bici porque los cuádriceps te están estallando y solo estás subiendo una cuestecita un poquito larga. Otros días incluso no puedes terminar en entreno y recortas el final. A veces el agua parece barro y no hay quien avance o vas hundido como si colgaran plomos de tus tobillos. Pero esto es normal. Y, no solo es normal, sino que es hasta bueno porque, cuando llegue la hora de competir, con el descanso previo (el famoso tappering), el día clave vas como una moto. De hecho empiezo a pensar que las sensaciones entrenando y compitiendo tienen una relación proporcional inversa: cuanto peores son las sensaciones entrenando, mejores son compitiendo (hasta cierto punto, claro, siempre exagerando un poco) y al revés.



Pero claro, entrenar cargado es duro. A todos nos gusta ir ligeros… así es una gozada entrenar. Y es ahí donde entra en juego la mente. Y la mente es poderosísima. Todo depende de hasta dónde estamos dispuestos a llegar. Todos tenemos que conocer los límites que nosotros mismos nos imponemos y, éstos, dependen de las circunstancias de cada uno (no es lo mismo si tienes 5 hijos reclamando tu atención o si vives solo y no tienes perro que te ladre ;-)) y de lo que pretendas conseguir. No es lo mismo el que hace esto por hacer un poquito de deporte y mantenerse en forma (que también tendrá que luchar por no encadenar muchos días seguidos de perreo y perder el hilo ;-)), que el que quiere hacer un IM para terminar, o pensar en clasificarse para Hawaii, o el que quiere clasificarse en Élite o acabar un tri olímpico.



Y, en base a esto, a todo esto, es como tienes que decidir los decibelios que das de margen a tu cuerpo para que grite antes de hacerle caso ;-). Eso sí, aclaro aunque creo que no sería necesario por lo evidente que es: siempre, siempre bajo un control (análisis periódicos, buena alimentación, suplementación si es necesaria, planificación de un entrenamiento con ciclos de carga y descarga, etc)

23 comentarios:

edecast dijo...

Uff!! Te has explayado... ;-)
Pues eso que a veces escuchamos y nos va bien (hoy entreno mas suave que estoy cansado, hoy hago series que estoy fuerte y descansado, etc...) y otras estamos sordos como "tapias", por ejemplo tenemos una tendinitis de órdago y seguimos machacando el tendón hasta que no tenga remedio...
Es difícil escuchar con "criterio" si no tenemos "supervisor"...

Anónimo dijo...

Una cosa es "perrear" y otra cosa es, cuando realmente tu cuerpo y/o tu mente necesita un descanso.
Toda planificación deportiva tiene sus periodos de "descanso" o por lo menos debeía tenerlos. Dependiendo de cada persona esos descansos son de un día o de varios. Son descansos totales o descansos activos. Esos descansos planificados(para que sean efectivos) deben ser individuales, porque cada persona es diferente y sus circunstancias tambien. Y en esas circunstancias es donde está la complejidad....
Luego, a lo largo de la temporada, se puede necesitar un descanso extra....
Mi opinion es y así lo viví cuando entrenama una media de 35 horas semanales, durante muchos años :

- Diferenciar entre "perrear" y necesidad real de descansar. Uno tiene que conocer su cuerpo, pero eso solo lo da el tiempo.....

- Como dice EDECAST, un supervisor, esa persona debe saber realmente cuando necesitas parar, pero para ello, esa persona necesita conocerte muy pero que muy bien....

- En base a las circunstancias personales, planificar descansos activos o totales(a unos les viene bien una cosa y a otros la otra)

Aun asi, te aseguro que no hay una formula matematica exacta...

Solución : conocimiento del cuerpo(lo da el tiempo....), planificación de temporada con descansos activos o pasivos basado en cada persona, supervisión y chequeos cada tres meses...

Nacho

Ishtar dijo...

Jo, kike, es que el cuerpo con las tendinitis grita hasta un nivel de decibelios claramente superior a cualqueir límite y, si no le escuchamos, es porque hacemos oídos sordos del todo!. 100% de acuerdo con lo del supervisor... importantísimo.

Nacho, todo depende de todo. Yo ya le dije a Marta el otro día que, en tu caso, yo te hubiera puesto 2 días de descanso/semana al principio y, quizá, a partir de marzo, solo 1 día, pero 1 al menos al fin y al cabo. Y, por supuesto, doblando solo en dias muy contados (no más de 1-2 por semana). Así lo hice yo el primer año más o menos y me fue bien. Pero yo tampoco soy una entendida... es solo mi opinión basada en mi lógica, pero bueno. Vamos, que si tú estás cansado, es más que normal ;-). La cuestión es acostumbrarse a ese cansancio. Como dijo Matete en su charla, los triatletas vivimos cansados y solo es cuestión de acostumbrarse. Cuando "cansado" se convierte en "derrotado", es cuando hay que descansar ;-). El tener todo bajo control (revisiones médicas/prueba de esfuerzo/análisis de sangre) y contar con alguien que sepa lo que hace que te supervise es fundamental.

Besicos!

Anónimo dijo...

las palmeras de chocolate tambien tengo que dejarlas ?

y los ben&jerry ?

;-)

Ishtar dijo...

No tienes que dejar nada que no quieras, Nacho... solo que luego no vale quejarse de que nos pesa el culeteee!!! ;-))

Bueno, y lo que tienes que dejar es otra cosa... ejemmmm ;-)

Besitos!

Anónimo dijo...

;-)

lamony dijo...

Como siempre, me has tocado... llevo 3 días de perreo... y cuanto más tiempo paso en este estado, peor está mi mente... me voy a correr! ;-).

Besitos

lamony

Lolo dijo...

Es que hay varias clases de "perreo" (quitando el de las disco-latin, claro), está el de el que se rinde a los cantos de sirena del sofá todos o casi todos los días, y el perreo de la gente con una rutina de entrenamiento diario o casi diario.
A mi me ha pasado pocas veces el llegar de currar y no tener ganas de entrenar, debe ser que he incorporado el entrenamiento a mi rutina de vida de tal manera, que el día que llego así suele coincidir con algún resfriado, malestar o que el cuerpo me está pidiendo a gritos una pausa, y por el contrario, cuando no entreno es cuando lo paso mal: cierta ansiedad, no parar quieto. Un día lo soporto sin problema, pero encadenar dos o mas días sin entrenar....
También es cierto que según avanza la temporada se tiene una sensación de saturación, y hacer una pausa en esos días no te hará mucho a nivel físico pero si psicológico, también hay que saber desconectar de lo que nos gusta para que nos siga gustando mucho tiempo, no?
Ah! Otro tema aparte sería los que dicen que perrean y entrenan más que Ishtar y Robert juntos...
Y ahora como me lea Portsea me va a dar un tirón de orejas por perraco.

Francisco Castaño dijo...

Vaya para lo que está dando un solo día de descanso, jeje.

Estoy de acuerdo en muchas cosas de las que dices, por supuesto que hay que entrenar y cuanto más entrenes mejor rindes en competición, pero... Si te pasas de entreno, vas mal, no rindes, siempre cansado y te cuesta recuperar al menos dos o tres meses. Lo digo por experiencia, hace tres años preparando una prueba de MTB, comencé muy fuerte, en marzo me salia y en abril no andaba ni para atrás, hasta agosto no volví a encontrar buenas sensaciones. Prueba de esfuerzo, analítica y conclusión, me había faltado descanso en el entreno.

Lo ideal como dice enrique, es tener alguien que te paute y te diga cuando, como y cuanto debes de descansar, pero como no soy pro, pues hago lo que puedo.

En lo que estoy de acuerdo es en que si te dejas llevar, acabas sin entrenar, el cuerpo es muy traidor y a lo cómodo se acostumbra pronto. ¿Te has dado cuenta? cuanto más duermes, más sueño tienes.

Así que haré como siempre, a seguir el plan de entreno y veremos hasta donde llegamos.

Besos.

TriAndres dijo...

Vaya, y yo que llevo unas semanas sin hacer casi nada. Despues de leerte me siento mal, xD. El lunes a tope !!!!

Ishtar dijo...

Mony, siento haberte removido la conciencia jejeje ;-)))

Lolo, efectivamente, lo más importante es la constancia. Y la constancia puede incluir días de descanso, como dices, pero no de perreo, que es diferente ;-). Y, cierto, los llorones que dicen que no entrenan y van como motos me ponen negra!!, que le pregunten a Marta, que la calidad le sale por los poros, si no hay que entrenar para poder ir bien ;-).

Fran, por eso hablaba de que hay que tener claro el nivel mínimo y máximo de decibelios que tiene que gritar el cuerpo para que le hagamos caso, que es peor pasarse que no llegar. Ahora, no estoy en absoluto de acuerdo con esa relación entre tener entrenador y ser pro... si los paquetes como nosotros somos los que más lo necesitamos!!. Es mucho más dificil sacar rendimiento a una persona que duerme lo justo y trabaja 8-9 horas diarias y que tiene familia y casa que atender que a alguien que puede concentrar todo su día en entrenar y cuidarse, que así es más fácil ir bien!.

Andrés, otro al que le ha picado la conciencia jejeje. ¡¡Basta de perreo y a mover el panderoooo!!! ;-)))

Besicos a todos!

Miquel Morales dijo...

Interesante entrada... realmente hay dias que cuesta cambiarse y salir a nadar, pedalear o correr, lo que sí que es cierto, es que a los 5 minutos se pasa todo, una vez metido en el ajo no hay quien nos saque.

loscar777 dijo...

Me encantó la entrada..........totalmente deacuerdo en el tema de descanso activo, regeneras mucho mejor para el día siguiente que si no haces nada, de nada...........¡tus horarios! me dan fuerzas, muchas fuerzas para cuando empiece este año el último curso de la carrera y me tenga que acostar a las 23:30-00:00 después de venir de currar y me levante a las 07:00 al día siguiente para ir a clase.......más entrenar a las dos, estudiar, repasar, etc hasta que a las 19:00 me meta en el curro...........¡os admiro, de verdad! sois mi espejo y mi ejemplo a seguir............¡quien quiere esta visto que puede!................y yo podré con mis horarios y con la dichosa natación jejejejeje.

akela dijo...

Jolín Esther ¡¡das donde duele!! pero cuánta razón llevan tus palabras... y es que cuando se entra en la espiral del perreo ¡cuánto cuesta desprenderse!, pero como también comentamos hay mucho motivos y yo también pondría la "desilusión" de ver que te esfuerzas, entrenas y... no se consigue loq ue se quiere con lo cual a levantar la moral y un día de "sofacing" pero bueno com de todo se aprende del perreo también y cada vez lo utilizamos menos pues nos damos cuenta que no sirve para nada excepto paraluego arrepentirse.

Me han encantado las fotos perrunas pero una de Lobo y Enma tampoco habría estado mal..je, je

Ah! siempre viene bien estar acompañada de gente tan positiva, ilusionada como tu (y otro montón más que tenemos en el Club y por los blog) eso si que te quita la vagancia de forma radical ¡¡se pasa tan bien compartiendo los entrenos, que al sofá que le den!!

Besicos pa tós

MIGUEL A. ROLDAN MARIN dijo...

perrea perrea, jajaja. No puedo decir nada porque en mi situación me considero un privilegiado de 9 a 2 y hasta el dia que viene... y vacaciones todo el verano...
evidentemente hay que hacer caso al body, pero a veces hay que hacer oidos sordos pues las sensaciones son muy variadas y pueden ser contradictorias en tan solo unas horas... (arousal)
ciao y suerte con las fotos del autonómico, yo no he tenido tanta con el califas

loscar777 dijo...

Os lleva Alejandro Santamaría....???????

Ishtar dijo...

Miquel, eso es verdad!. A mi me pasa sobretodo en invierno (con lo calentito que se está en casa ;-))... aps, y el remoloneo previo a meterme en el agua de la pisci, que puedo pasarme 5' mirándola y metiendo los piececillos antes de entrar jeje, pero una vez dentro no hay quien me saque! ;-)

Loscar, cada uno al final tenemos nuestras circunstancias y por eso todos tenemos que hacer algún sacrificio para no rendirnos ante el sofá ;-). Podrás con la natación, ya verás... paciencia :-)

MAE, es que no tengo fotos de lobete :-(. De Enma sí, pero no me cuadraban con el texto ;-). Es verdad que pensar que vas a entrenar con los compis da un punto de fuerza para resistir al perreo ;-). A ver cómo nos aañamos ahora en veranito :-(. Menos mal que yo tengo a Sergio que me arrstra cuando lo necesito :-). Felices vacaciones y cuídate en esos mundos del lejano oriente!!

Miguel Ángel, pues sí eres un privilegiado, sí ;-). ¿Pero a que tú también tienes que vencer a la pereza muchos días?. Al final todos tenemos nuestras cosillas :-)

loscar, no no. A nosotros nos lleva Ángel Aguado, entrenador de nuestro club, el Ecosport Alcobendas. El logo de Alejandro lo tengo en el blog porque es un tío muy majo y me lo pidió, así que le reservé un rinconcito :-)

Besicos a todos!

Furacán dijo...

Estoy de acuerdo con Nacho.
De todas formas de pasarse es mejor por poco que por mucho, el entreno que no puedes asimilar no sólo no te suma sino que te resta. A veces menos es más.

Anónimo dijo...

Hola Esther, buenas mañanas de sábado! Mañana etapa de montaña eh?

Bueno de la entrada, cuando quieras hablamos de ello entre nosotras. Creo que tienes varios conceptos mezclados, y es normal, porque uno expresa sus sensaciones con unos y con otros y los demás expresan las suyas y muchas cosas tienen sentido y uno quiere buscar una teoría que explique todo y, al final, se tiene un puré mental de conceptos.
Mi consejo cómo profesional de los medios de comunicación es que siempre debes elegir bien la fuente de información. Y si encima se trata de algo subjetivo cómo es el entrenamiento, entonces debes buscar ejemplo en alguien con tu misma perspectiva y situación. Es decir, no puedes recibir consejo de alguien que es élite y no sabe lo que es trabajar, porque su entrenamiento es muy distinto al tuyo.Tampoco puedes recibir consejo de alguien que trabaja menos horas en un trabajo que no requiere esfuerzo mental cómo el tuyo, porque el nivel de cansancio y agotamiento cerebral es menor.
Por eso, esa frase que citas de "hay que acostumbrarse a estar cansado" yo la cambiaría por "hay que acostumbrarse a estar activo".
Es decir, no tiene el mismo cansancio alguien que entrena a las 11 de la mañana 2 horas, luego come, siesta , vuelve a entrenar a las 6 de la tarde otras 2 horas,sin prisas y sin tener que hacer labores domésticas o comprar comida, que alguien con el horario que tú tienes.
Mira, yo he vivido los entrenamientos de alguien que es estudiante durante 8 horas, los entrenamientos de alguien que tiene todo el día, y ahora los entrenamientos de alguien que curra en una oficina y tiene que darle al coco. Del tercero estoy aún aprendiendo y tratando de entender cómo asimila mi cuerpo y lo que sirve y lo que no, pero de este aún no puedo sacar conclusiones para conmigo. Pero lo que sí sé es que cada uno es distinto, y el descanso y el perreo es distinto.
Tienes un horario jodido, lo sé, pero sigo pensando que no sabes descansar, y te diré por qué. PORQUE TIENES MIEDO A DESCANSAR. PORQUE PARA TI, DESCANSAR ES NO ENTRENAR, y eso no es cierto. TU NO CREES DE VERDAD QUE DESCANSAR FORME PARTE DEL ENTRENAMIENTO, porque aún no has conocido un entrenamiento con descansos planificados. Tú descansas cuando petas, pero eso no es bueno. COME ANTES DE QUE TENGAS HAMBRE, BEBE ANTES DE QUE TENGAS SED Y DESCANSA ANTES DE QUE HAYAS PETADO, esta es una regla de oro porque si te pasas, entonces no progresarás nada, y en algunos casos, puedes acabar en el hospital.
Sé que lo que de lo que digo aquí, muchas cosas no las entenderás, pero eso es porque has tenido la suerte de no sufrirlas. ¿Quieres saber qué pasa cuando uno se acostumbra a vivir cansado? Que el cuerpo nunca se acostumbra.
Y con la regla inversamente proporcional de entrenar y competir, pues está claro que hay que sufrir entrenando para no sufrir en la competición, pero también está claro que el día de la competición vas a correr lo mismo que corres entrenando. Si acaso, puedes correr peor, pero nunca vas a mejorar sustancialmente. Es decir, si en pista corres a 3´50´´ el km, en competición no vas a bajar a 3´40´´.....podrás bajar a 3´48´´...podrás mantener los 3´50´´ o podrás correr más lenta.
Propósitos de año nuevo: Conocer y entender a mi cuerpo para saber qué es lo que mejor le va.
Marta

Ishtar dijo...

Furi, eso digo, que es peor pasarse que no llegar, pero eso a mi no me sirve como excusa para descansar más de la cuenta. Hay que descansar lo justo y necesario.... solo que ese punto es complicado de encontrar, lo sé.

Marta, creo que igual no me explico bien y, en cualquier caso, cada cuerpo reacciona de maneras diferentes. ALgo en lo que estoy de acuerdo (porque ya lo he dicho en alguno de los comentarios), es que descansar y perrear es diferente. Descansar es bueno y perrear, pues ni bueno ni malo, pero no forma parte del entrenamiento.

Ahora que tienes que currar y entrenar, ¿puedes decirme que hay algún día que no estés cansada?. Pero como digo, una cosa es el cansancio normal y otra el estar derrotada (que a mi me ha pasado pocas veces... creo que tengo bastante aguante). Pero vamos, tentaciones de tirarme en el sofá y no hacer nada diría que las tengo 1 día de cada 2 :-P. Y, de verdad, nunca he petado. Tengo días mejores y otros peores, pero nunca he petado y espero no petar tampoco este año, aunque sí que es verdad que estoy arriesgando más.

Mi manera de entrenar es sencilla: hago lo que me dicen. SI me planifican descansos, pues descanso. SI no, pues no. Obviamente, hay ligeras variaciones según el día que tenga mi cuerpo o las circunstancias, pero tengo la costumbre de tener fe en mi entrenador y, si se equivoca, nos equivocamos los dos, pero yo no quiero esa responsabilidad cuando no tengo los conocimientos que la respalden. Creo en el estudio y creo en la investigación, y en tanto en cuanto yo no tenga ni una cosa ni otra en cuanto a entrenos, pues no tengo más remedio que "dejarme hacer".

Yo no tengo ningún concepto mezclado, pero mi "vida triatlética" es y ha sido radicalmente distinta a la tuya y por eso quizá tenemos visiones diferentes. Yo parto de la nada, con un cuerpo que no acompaña demasiado ;-) y no pretendo conseguir nada en absoluto más que pasármelo bien y hacerlo lo mejor posible dentro de mis cualidades y circunstancias. Y me siento más orgullosa de lo que consiga si me lo he currado (como todos supongo), pero sé que cualquier cosa que pueda conseguir estara dentro de la mediocridad, porque no puedo ni quiero aspirar a más.

Respecto a "el día de la competición vas a correr lo mismo que corres entrenando", no estoy en absoluto de acuerdo. Ya sabes cómo corro yo entrenando (más bien tirando a mal jeje) y luego compitiendo, si bien tampoco es que destaque mucho, sí que corro mejor (ahí están las classificaciones). He conocido unas cuantas personas que me pasan por encima entrenando y compitiendo solo ven mi culillo si es que ven algo. Mi mente es mucho más fuerte en competición, aguanto mucho más el sufrimiento. Un entrenamiento solo es un entrenamiento y dejarme los cuernos solo va a hacer que tire una de mis pocas balas al aire. Las competiciones se recuerdan siempre y es ahí donde te tienes que dejar la piel. En los entrenos hay que sufrir, pero no desperdiciar balas. Eso aparte del hecho de que entrenar entrenas con las piernas hinchadas del entreno del resto de semana y a las competiciones vamos descansaditos. Pero ese es mi concepto, es mi forma de hacerlo... y ya sé que es distinto al de mucha gente, pero no me digas que no se puede hacer, porque sí que se puede (de hecho a mi me parece la mejor forma de hacerlo, pero es mi opinión, claro).

Lo que está claro es que cada uno tiene que conocer sus límites y para cada cual son diferentes y dependen de la fortaleza física, mental, las circunstancias, lo que pretendas conseguir, lo que estés dispuesto a arriesgar, etc. Son un montón de variables en una misma fórmula así que dificilmente el resultado será un valor absoluto y constante (tooooma frase ingenieril ;-)))

Besicos y a entrenarrrr!!!!

P.D.: Martita, prepárate para mañana que nos van a estallar las patitas!! ufff :-P

Emilio dijo...

Si hay entreno planificado deberia haber descanso planificado, esta claro, supercompensar y rendir mas, pero somos tan cabezones que pensar que estamos perdiendo minutos de entreno nos puede eh? Bueno descansa, entrena y mucho animo¡¡

Nutria dijo...

Creo que el comentario de Marta rezuma sabiduría por todos lados (¿te conozco, Marta?, yo es que estoy muy mayor). Desde luego, yo tengo que aprender a escuchar a mi cuerpo. Ya van dos veces en mi vida que espero a que mi cuerpo me reclame a grandísimas voces... y para entonces ya es tarde. Y esa máxima que creía haber aprendido cuando sólo hacia carrera a pie, "entrenando es mejor quedarse corto que pasarse" he de grabármela en la cabeza. Y es que no cumplir a rajatabla un entrenamiento para mi era "perrear" y me dejaba mala conciencia... Está claro que cada cuerpo tiene su idioma para comunicarse. Y yo no sabía el lenguaje del mío. El lema de MI cuerpo (que para nada ha de coincidir con otros) es "entrena suave y mejorarás lento pero seguro" mientras que tal vez el lema del tuyo sea "exprímete y mejorarás rápidamente; no te preocupes que yo aguanto".

Ishtar dijo...

Emilio, exacto, descanso planificado. Hay que descansar cuando toca descansar, porque así el efecto es positivo :-).

Nutria, no sé si conocerás a Marta. En persona no creo... quizá de oídas sí. El caso es que yo pensaba que soy extremista a veces, pero veo que me ganáis!! ;-). ¿Entre machacarse y perrear no hay nada intermedio?, pues ahi está la virtud. Eso de que yo me exprimo, si se lo dices a algunos, seguro que se parten :-P. Siempre he dicho que más no es mejor, que mejor es mejor. Pero es que dejarse caer en la espiral de perreo no me parece nada "mejor" en absoluto (en términos de entrenamiento, se entiende, que si perrear es lo que quieres, pues bien está, pero mucho rendimiento no se le saca ;-)).

¿O es que nadie conoce aquí a gente que empieza con el "hoy no entreno que estoy cansado" y acaba enlazando semanas y semanas de lo mismo?.

Besicos y me voy a los puertos!! (como la Lola jajaja)