viernes, 20 de noviembre de 2009

Comidita

Hoy toca hablar de comida. Y es que ayer cometí el grave error de pesarme y ya he pasado de nuevo la barrera de los 59kg, 4 más que en septiembre, y es que no me lo explico.


Todos sabéis que en temporada de competición me cuido más y me corto bastante con la comida, no tanto en cantidad (¿cómo se puede tener hambre a todas horas?) como en calidad, y básicamente lo que hago es olvidarme de las patatas fritas y los fritos y no abusar de los postres dulces ni de los bollos, así como controlar mucho las cenas, por mucha hambre que tenga al salir de la piscina. Es ahora hasta enero cuando me olvido un poco de tanta restricción y disfruto de las patatitas que me encantan, algún escalope de vez en cuando y no me quedo mirando como una tonta cómo en mi oficina se comen los dulces cuando hay alguna celebración mientras yo muerdo mi manzanita.



Pero creo yo que tampoco es algo tan grave como para coger 4 kilos en 2 meses, ¿no?. Es verdad que luego me estabilizo en este peso hasta que vuelven los entrenos con algo de calidad (para que todavía haya gente que diga que lo que adelgazan son los entrenos suaves, ¡ja!) y las patatas vuelven a quedarse en mi plato mirándome con ojitos lastimeros y empiezo a perder poco a poco, pero es que sigo sin entender cómo entrenando cada día, aunque sea suave, por algún capricho que otro, mi cuerpo se me rebele así.


Es cierto que comer fuera de casa es bastante problemático, pero por suerte casi siempre tengo una verdurita rehogada como primer plato para elegir (o legumbres 1-2 días por semana) y un pescado a la plancha o pollo de segundo (y algún día de carne roja, pero poco, y pulpo siempre que lo hay, que me pierde). También es verdad que la cantidad de aceite que usan tanto para una cosa y para la otra dista bastante del concepto “a la plancha”, pero bueno, tampoco pido nada con salsas ni cosas así. Y no os voy a engañar: en esta fecha no me resisto a alguna tarta, arroz con leche u otro postre caserito pero bien dulce cuando me apetece, que ya me pasaré a la fruta cuando toque…




Y eso es la comida. Los desayunos siempre son igual (bastante opíparos, todo sea dicho: 2 tostadas de las gordas con aceite y mermelada (que ahora, con la nueva panificadora, estoy haciendo yo misma), algún bollito y más de alguna galleta mojada en el café con leche), a media mañana mi frutita que no falte, la comida ya sabéis y la cena suele ser ensalada o verdurita o algo ligero (normalmente, que alguna pizza también cae alguna vez… mal mal, hidratos cenando mal asunto). ¿Y la merienda?, pues he ahí mi cruz. La merienda me supera, porque no encuentro nada que me vaya bien. Si como fruta, luego entrenando me dan unas hipoglucemias que alucino, igual que si como cereales, si como dulce mal porque va al pandero directo, si tomo leche la digiero fatal… lo que como últimamente es un sándwich de pan integral con pavo y un poco de queso o jamón serrano, un puñaíto de frutos secos, un plátano si hay y/o un yogurt y alguna galletita de propina. Y tampoco me va bien. Yo no sé si es que como con ansia (es que como a las 13h y a las 17:30, cuando llego a casa, tengo un hambre que me como los nudillos) o qué, pero la merienda me sienta fatal y, si además no dejo más de 2h de digestión antes del entreno (cosa que ocurre a menudo), lo más probable es que no pueda completar el entrenamiento (15’ de trote duré el miércoles… vaya nauseas me dieron). Una cruz, vamos… habrá que seguir buscando una opción válida o buscar a un especialista para que me eche una mano, porque miedo me da este tema cuando haga LD.


Y eso que no hemos hablado de la hora de hacer la compra, que cada vez tardo más leyendo los ingredientes de todo porque hay que ver la cantidad de cosas que tienen grasas hidrogenadas (trans), cosas que ni te imaginas (ayer compré hojaldre congelado para hacer una empanada y también tiene!) y, los peores, los que encima estámn etiquetados como "light". A ver si al Gobierno se lo ocurre de una vez poner una etiquetita como en el tabaco (“la grasas trans pueden matar”) en esos productos y así me ahorro el leer todo, que además hay que estar atento a los que tratan de ocultarlo (uhmmmm, grasas vegetales, aceite de palma o de soja…. malo malo si no especifican). Menos mal que tengo la panificadora para fundirla a hacer panes y bizcochos caseritos con aceite de oliva y harina integral... ;-).

20 comentarios:

Jesús dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Jesús dijo...

Yo tengo la inmensa suerte de poder comer en casa.
Además mi naturaleza metabolismo o lo que sea favorece que mi peso sea practicamente una constante.

Esos desayunos que describes, están en mi línea. Opíparos es la palabra. Soy un Fan.
Quien me ha visto desayunar en casa, dice que alcanzo una especie de "trance", de tanto disfrute, y que pierdo hasta las formas y la educación. Me vuelvo Triki.

Seguro que cuando empieces con los entrenos durillos, te quedas en ná.

danzig666 dijo...

No te puedes llevar la comida de casa??, yo si como un día fuera me siento hinchado y pesado... si tienes comedor en tu empresa es lo mejor, aunque todo el mundo coma fuera y te toque comer sola.

Por no hablar de las máquinas de chucherías que hay en la empresa...

Quique dijo...

Hola Ishtar, yo me llevo la comida de casa y así evito tentaciones de postres y cosas que me gustan, en cuanto a la merienda yo me alimento de frutos secos y fruta como plantanos, manzanas...pero claro yo entreno por la mañana y no es igual.

Lo mejor es que vayas a un dietista que te pueda ayudar con algún estudio detallado, así no tendrás que hacer experimentos....

Ahora vienen malas fechas para guardar la linea...buf!!

Un saludo
Quique

Pablo Cabeza dijo...

http://www.enerzona.net/index.php

Saludos

Richard Calle dijo...

Esther si encuentras solución me lo dices... estoy igual que tu!!! pero ya paso!!!! En serio dime algo!!!!

Ishtar dijo...

Jesús, no sé tú, pero es que yo me levanto con un hambre que devoro jeje. Desayunar es lo primero que hacemos por la mañana :-).

Danzig, pues podría comer de tupper, pero tiene la desventaja de que me tendría que preparar la comida el día de antes (y eso supone tiempo, aunque hubo un tiempo en que lo hacía) y tendría que comer sola y sin salir de la ofi, y eso hace que no desconectes mucho y la tarde se hace dura dura :-(. Eso sí, la máquina de chuches ni la toco... con mi frutita me apaño :-)

Quique, es lo que le digo a Danzig, que podría hacerme la comida, pero es complicado. Lo del dietista lo he pensado, más que nada para que me hagan un estudio de cómo se comporta mi cuerpo en cuanto a glucosa e insulina, pero me gustaría alguien que tuviera referencias en este campo...

Pablo, en realidad, salvo el desayuno (que hay que reconocer que es de hidratos a gogó), tampoco se diferencia tanto lo que como de la dieta de la zona... fíjate en la merienda, y el caso es que no me sienta nada bien :-(. Le echaré un ojo a la web que me has pasado, a ver qué tal...

Richard, ¿en serio?, ¿tú también?, pues nada, ya te diré algo si doy con la solución :-).

Besicos a todos!

Furacán dijo...

Lo de las grasas trans es una auténtica guarrada, estoy de acuerdo contigo que las etiqueten claramente de una vez!!
No te preocupes por esos kilitos, cuando llegue el frío los agradecerás jejeje

Anónimo dijo...

yo suelo tirar de membrillo y un par de nueces,suerte y que no decaiga.un abrazo,armando.

julito dijo...

Has tenido en cuenta que estas haciendo pesas y el musculo pesa... te queda la ropa mas pequeña??? pasa de bascula, yo me oriento con la ropa, mas ajustada, mas holgada... y con el tema de LD, salidas de 4 horas con la bici adelgaza a cualquiera, eso si, acostumbrate a llevarte algo de comida en la bici para que cuando llegues a casa no vacies el frigo... y cambia el titulo de tu post que suena "raro"... je je je...

Ishtar dijo...

Furi, hacer la compra cada vez me cuesta más, y al final acabo comprando siempre lo mismo que sé que es lo que no lleva grasas chungas (y, en según qué súpers, es casi misión imposible... el Mercadona y Carrefour son de los pocos que se salvan).

Armando, si solo como membrillo y un par de nueces para merendar creo que me iré cayendo por las esquinas... ¡¡qué hambre!! ;-)). Pero bueno, probaremos, aunque me da a mi que el membrillo, si no es casero, tiene demasiado azúcar, no sé...

Julito, pues ahora mismo me he tenido que desabrochar el chaleco porque me estaba ahogando así que no, no me queda igual la ropa jeje (se me nota perfectamente más redondita, menos "apretá"... bueno, diremos voluptuosa jajaja). tengo claro que cuando empiece a entrenar más (sobretodo a mayor intensidad), perderé peso igual que siempre, pero es que no me entra en la cabeza que coja tanto peso cuando estoy entrenando unas 12 horas semanales mínimo y llevo una alimentación medianamente normal... Aps, y lo del título ya lo imaginé, pero así entra más gente a ver... jeje

Besicos!

Emilio dijo...

Pufff tema complicado, es verdad. Hambre a todas horas y la fruta no sacia? conozco esa sensacion...Yo estoy detras de un libro que ya conoces seguro, el de la paleodieta, pero no se no se...En fin disfruta de todo, de la comida tambien que para eso lo entrenas¡¡¡

Xocas dijo...

(Creo que comento aquí por primera vez aunque leo tu blog desde hace tiempo.)
Me ha parecido interesante lo que cuentas, aunque sea tu caso son lugares comunes. En mi caso, las meriendas por la mañana y por la tarde también son un problema. Supongo que la clave es "variedad y moderación".

nando75 dijo...

A mi me pasa igual que no se que comer antes de entrenar, la suerte es que me llevo comida para comer en el trabajo.

Ya encontrarás lo que te siente bien.

C2C saludos

nando75 dijo...

A mi me pasa igual que no se que comer antes de entrenar, la suerte es que me llevo comida para comer en el trabajo.

Ya encontrarás lo que te siente bien.

C2C saludos

Carlos dijo...

Yo este año me he puesto en manos de Silvia Tremoleda (nutricionista y triatleta). Por mi trabajo tengo formación en diferentes cursos de nutrición y suplementación.....y sobre todo la experiencia de mi anterior etapa praticando culturismo pero aun así creo que nunca viene mal escuchar una opinión diferente y conocer más.....Parte de la temporada pasada y principio de esta estuve "intentando" llevar acabo la Paleodieta......a mi personalmente no me ha funcionado o al menos hay momentos puntuales que debo "no hacerla caso"......de salir sin gasolina, sin chispa, sin fuerza he pasado a entrnear mucho mejor, más recuperado del entreno anterior, me resfrio menos, etc, etc.......CREO QUE LO FUNDAMENTAL ES HACERTE UNA ANALÍTICA, UNA LIPOMETRÍA Y UNA IMPEDANCIA Y PASARLE LOS DATOS A UNA PERSONA DIPLOMADA EN NUTRICIÓN.....y si ya es deportista o triatleta pues creo que es perfecto.

Un abrazo grande......

Marta Jimenez dijo...

Te entiendo perfectamente,,,a mi también me pierden los desayunos y las meriendas....
Hay otros dos factores a tener en cuenta, uno es el factor mujer, es decir, nuestro metabolismo es más propenso a retener grasas por las necesitamos para generar estrógenos. Sin grasa no hay estrógenos, y sin ellos no hay ovulación ni calcio en los huesos ni piel, pelo y uñas sanas. Es decir, el estado natural de cualquier mujer es tener una capita de grasa...de entre 20 y 22 de índice corporal graso- es lo que te miden con un lipómetro. Un hombre normal tiene un índice de 18- En el caso de las deportistas cuando nos cuidamos la alimentación bajamos ese índice, pero ojo, si lo bajas a menos de 15 es probable que empieces a tener amenorrea- y si tienes amenorrea durante más de 3 meses seguidos tienes riesgo de osteoporosis.
Bueno que me he enrrollado como siempre.....y el segundo factor a tener en cuenta son los anticonceptivos hormonales...te harán que cojas peso más rápidamente de lo normal y que adelgaces más lentamente....
Y las pesas que dice Julito es cierto, que el músculo pesa más.
En cualquier caso, es una putada esto eh...o te toca un metabolismo privilegiado o estamos obligadas a reprimirnos los dulces, porque encima haciendo deporte tenemos más hambre....

Ishtar dijo...

Emilio, el libro de la Paleodieta me lo leí el año pasado y la verdad es que muchos de sus argumentos no me convencieron en absoluto, aunque alguna idea buena saqué (desde entonces como muy poca pasta y arroz, que además no me sientan nada bien porque me dan unos bajones de azúcar tremendo (y los integrales tampoco me sientan bien, aunque algo mejor).

Xocas, tienes razón, igual influye que cogemos la comida con ansia y engullimos en vez de comer jeje. Pero no sé a ti, pero a mí, una vez que empiezo, me cuesta muchísimo parar!

Nando, es que es complicado, y más comiendo fuera de casa. Suerte que puedes comer tu propia comida y controlar muy bien lo que comes, que eso siempre ayuda.

Carlos, sí que tendría que buscar a algún profesional que me echara una manilla, sí, pero no para ponerme una dieta, que no podré cumplirla, pero sí para darme algunas pautas. Creo que hay alimentos que me dan alergia o tengo intolerancia o no sé muy bien, pero el caso es que mi cuerpo no reacciona bien ante ellos o ante la manera que tengo de consumirlos, así que esa es la clave…

Marta, es verdad que la pildorita no ayudará mucho, pero ayuda a no engordar alguna parte del cuerpo específica jajaja. La verdad es que mi ritmo de entrenamientos nunca ha sido lo suficientemente intenso como para tener ningún problema con mi periodo ni creo que nunca llegue a ese punto, que antes petaría de algún otro sitio jeje. Es verdad lo del metabolismo… una, que es modelo “tanquete”, pues tendré que aprender a vivir con ello, qué le vamos a hacer :-)


BEsicos a todos!

Carlos dijo...

Culpa del sushi! Culpa del SUSHI!!!!!!!!!

inma dijo...

ester relajate... ahora es epoca de comer bollos, el tema de la dieta mirar lo bueno y lo malo de cada alimento y "obsesionarte" no es sano lo sano es cuidarse y saber lo que nuestro cuerpo necesita en cada momento ahora el cuerpo recestia recuperarse no puede estar roto siempre...come patatas bollos y haz cuatriatlon...

ahora el cuerpo necesita reservas para la ld...