miércoles, 19 de noviembre de 2008

Bendita rutina

La verdad es que no comprendo esta gente que continuamente intenta escapar de una rutina, que se meten en mil y un embolaos porque cualquier repetición más o menos constante les supone entrar el una especie de mundo gris y oscuro.

A mi me gusta la rutina. Lógicamente, la rutina aderezada con alguna pincelada de “imprevisión” de vez en cuando, pero rutina al fin y al cabo. Me gusta tener mis días controlados, saber lo que voy a hacer, dónde lo voy a hacer y cómo lo voy a hacer. Y esto es así porque mi rutina es mía, la he elegido yo y es la que me gusta. Y, por eso, cualquier cosita que me complique la realización de esa rutina diseñada por esa mentecilla ingenieril y cuadriculada mía, me pone un poquillo nerviosa.


Y eso es lo que ha estado pasando estas primeras semanas de pretemporada con la piscina. Al estar cerrada la piscina tricantina por obras, todo se complicaba. Solución: nadar en Alcobendas también los días que no nadábamos con el equipo, lo que supone más tiempo, claro y, con ello, dificulta nadar cinco días a la semana, por lo que, hasta ahora, se han quedado en cuatro. Lo malo es que eso de nadar solo cuatro días se ha convertido en nuestra rutina, así que me temo que va a costar eso de subir a cinco…

Pero por fin se abrió la piscina, con unos nuevos y flamantes vestuarios (ya hacía falta, ya) mucho más bonitos, pero mucho peor pensados, sin zona infantil, por lo que los momentos de paz en la piscina son precedidos por un montón de niños gritones correteando a mi alrededor mientras trato de enfundarme el bañador cuidando que, cuando alguien abra la puerta de salida a la piscina, no pueda ver mi carnecita por la cara beneficiándose de ese gran ángulo apto para el voayerismo que han diseñado.




Eso sí, ese cambio en la rutina desde julio hizo que me olvidara de que ir a esa piscina era comparable a visitar el Cantábrico, y tan solo a 2km de mi casa. Olas, olas y más olas (y hasta corrientes submarinas heladas). No agarras agua, no te equilibras en el rolido, no hay sensaciones, solo bracear y bracear. Ya podrían haber aprovechado las obras para poner unas corcheras aptas para el propósito que se supone que deben cumplir. Eso sí, no hay mal que por bien no venga y, si bien el tema hace que desee salir del agua a los 15’, sé que al menos de algo me servirá cuando toque nadar en el mar…

Menos mal que esta tarde, como cada miércoles (bendita rutina) toca nadar con mis compis de grupo (buen grupo tenemos los miércoles, así da gusto) y con Raúl, así que toca sudar un poquillo para no ir muy atrás pero, eso sí, sin olas, así que todo es mucho más sencillo…

20 comentarios:

MIGUEL A. ROLDAN MARIN dijo...

hablando de rutinas (cual es el horario en el que te mueves desde que te levantas hasta que te acuestas??? (curro, entrenos...)
besos

Francisco Castaño dijo...

Estoy contigo en lo de la rutina, yo cuando tengo el horario controlado me da tiempo para hacer todo, lo ajusto y a funcionar, en cuanto estoy de vacaciones se me complica todo y me es muy dificil encontrar huecos para los entrenos, en fin como tu dices, bendita rutina.

Besos.

Ishtar dijo...

Uhmmm, bueno, básicamente, de lunes a viernes, me levanto a las 6:45, entro a currar a las 7:45-8h y salgo a las 17-17:15, con 1 horita para comer, llego a casa 10' más tarde ;-) y empieza el tiempo para ser ama de casa y triatleta ;-) (con meriendita entre medias), así que depende un poco del día, aunque doblamos practicamente cada día. Los dias que nadamos con el equipo, volvemos a casa a las 23:20, así que entre que hago cena, cenamos y demás, nos vamos a dormir a las 0:30 mínimo :-(. Los días que corremos, llegamos algo antes, sobre las 22:30, así que tenemos un poco más de margen. Al menos 1 día a la semana no vamos a los entrenos del equipo a Alcobendas y entrenamos en Tres Cantos, así que es el día que aprovecho para hacer la compra semanal jeje. Y, los fines de semana, pues a no parar tampoco, pero al menos es más variadito jeje.

Ya ves que no nos aburrimos mucho ;-).

Besicos!

Ishtar dijo...

Fran, es que así la vida es más sencilla, y en la sencillez está el gusto, ¿no? ;-)

Besicos!

robert mayoral dijo...

piscina arreglada con vestuarios nuevos no tiene precio, así que a motivarse un poquito más y a nadar!!!, a mi me gusta seguir una rutina, pero que vaya cambiando de semana en semana, sino entro en la monotonía y me desmotivo...cada semana tengo que buscar algo nuevo que me ayude a automotivarme un poquito más...
que vaya bien el entreno!

Emilio dijo...

Bueno esa rutina es la que nos da fuerza y base para luego volar en los tris asi que bienvenida sea. Cuidadin en el vestuario que hay mucho loco jeje..animo¨¨

Furacán dijo...

Yo creo que todo es necesario, la rutina y la improvisación. Hay que llegar a una especie de equilibrio. Las repeticiones no son malas, yo repito muchas veces entrenos y circuitos, ayudan a tener todo más controlado, a conocer tus ritmos, etc., pero luego de vez en cuando también busco correr por un sitio nuevo o probar algo distinto.
Con respecto a los vestuarios, cuidadín con los críos (y no tan críos), el otro día en la que voy yo estaban unos chavalines de 10-12 años con los móviles no sé que estaban haciendo, cualquier día vemos colgados nuestros videos en bolas en el youtube :-)

Lolo dijo...

Tanto hablar de las pornoduchas palmacianas, y al final te las han puesto en casita jejeje

nando75 dijo...

Estoy de acuerdo contigo !viva la rutina! a mi cuando me la cambian me quedo como descolocado y tardo un poco en asimilarlo.

C2C

Esperanza dijo...

La mejor forma de educar a niños y perros: seguir una rutina a rajatabla. Por algo será.

akela dijo...

Pues visto asi que viva la rutina, pero .... hay algunas rutinas que matan ¡¡cuidadín con el sexo!! je, je

Ayy!!! acabo de caer!!! lo de la improvisación venía por aquí ¿no?

Besicos guapa

P.D. Yo soy algo revelde, con lo cual un poco de anarquía me mola ¡¡así me va!! je, je,

Ishtar dijo...

Robert, en eso somos diferentes, que yo si me cambian muchas cosas me aturullo ;-)

Emilio, no te preocupes, que voy con mil ojos en el vestuario ese jeje

Furi, sí que es verdad que me gusta variar las zonas de entrenamiento (aunque por desgracia no suele ser muy posible), pero si los miércoles, por ejemplo, toca nadar y un miércoles no toca, pues ya me aturullo jeje

Lolo, calla, calla, que son mucho mejor las palmacianas, dónde va a parar :-P

Nando, es que tenerlo todo controladito, da una tranquilidad... :-)

Espe, no sé si encuadrarme en el grupo de los niños o de los perros ;-)), pero tener las cosas controladas al menos al 90% me tranquiliza, y en la tranquilidad está la estabilidad y, para mi, también, en parte, la felicidad :-).

MAE, el sexo es otra historia, y se hace lo que se puede ;-)). Ya ves, a mi eso de la anarquía, nada de nada...

Besicos a tod@s!

akela dijo...

¡¡qué era una bromita!! era para quitarle seriedad al asunto, estoy contigo en seguir una "normas" básicas de funcionamiento.

Un besazo

P.D. Me parto ¡¡qué nos deparará el viernes!!

Nutria dijo...

A mi me gusta la rutina... pero ¡ya se encarga mi entorno de demolerla todas las semanas!

Haced la siguiente protesta a la Dirección del Polideportivo: salid todas en pelota picada a la piscina :-D (bueno, no que los chavales del móvil cascan de la impresión)

Carles B. dijo...

Uy, pues mira, yo soy como tu, el dia que no tengo clara la rutina me pongo de los nervios...

Jesús dijo...

Bueno los que andamos haciendo equilibrios con los horarios, necesitamos la seguridad de las rutinas.
Aunque cambiar algo de la rutina es bueno también.
El problema es que como dice Nutria, al final nuestra querida rutina NO la cambiamos, sino que NOS la cambian. Y eso fastidia mas.

Por cierto Eshter, ya estoy midiendo mi atrancada pedalada de globero con un cadenciometro. ;)

USKAR dijo...

Dicen q las cosas sencillas són realmente las mejores, però siempre hay que dejarse llevar por el destino, lo que a veces choca con nuestros objetivos, y entonces hay que valorar y decantarse por lo q preferimos. Pero lo q está claro es q sin una constancia, algunas de las cosas por las q luchamos llegan a buen puerto, y con el esfuerzo q nos cuesta llegar a todas partes más vale hatarse a esa bendita rutina, pero no tiene q encerrarnos siempre en los mismos lugares y entrenos, pero si hay q optimizar a veces hay q repetir. PEro entrenando cuanto más estímulos percivamos y nos acostumbremos mejores deportistas esdevendremos.
Nada inspiración momentanea y mucha divagación. Un saludo!!

Ishtar dijo...

MAE, ya me imaginaba yo que la sorpresita del viernes iba a ser algo así... ¡qué dolor de tó tengo!! :-P. Y, bueno, que me guste la rutina no quiere decir que no me gusten las sorpresas (que me encantan, de hecho... las agradables, claro está ;-))

Nutria-Concha, es verdad, siempre hay algo que te rompe la rutina y te hace pensar cómo rehacer el puzzle ;-). Lo de la protesta en pelota picada, no sé yo si va a colar... ;-))

Carles, lo sé, lo sé... ;-)))

Jesús, eso es verdad, que si la rutina la cambiamos nosotros, hasta es interesante, pero como nos la cambien... grrrr ;-). Me alegro de que estés experimentando con la cadencia ;-)... ya me contarás si el resultado es positivo, pero recuerda que al principio cuesta, hasta que te acostumbras (cuando me puse compact e instalé el cadenciómetro, ir a 80rpm me parecía ir a molinillo total, y ahora a esas rpm tengo la sensación de ir atrancada atrancada... )

Uskar, uhmmm, el destino... ¿qué es el destino?, es más, ¿es algo ajeno a nosotros o es simplemente la suma de nuestras decisiones y las consecuencia de éstas? (en general, claro, que siempre hay un pequeño porcentaje de cosas que no podemos controlar, principalmente relacionadas con la salud y quizá algo de azar). Yo creo poco en la influencia de las cosas externas y más en la de las cosas propias internas... la felicidad no está en el exterior, sino que somos nosotros quien la controlamos. Y, como dice Sergio, si te gusta la rutina, ya tienes una parte importante de "la felicidad", porque al final, la vida es rutina, así que si te horroriza, posiblemente acabarás frustrado... Joe, vaya charla filosófica estamos teniendo, ¿eh? jeje ;-))

Besicos a todos!

Mildolores dijo...

Rutina sí, niños no.
Me has ido a decir dos cosas que me sacan de quicio: Una si me falta, la otra porque me sobra.
Besines.

Ishtar dijo...

Mildo, jajaja, es que a los niños gritones correteando por todos sitios dan ganas de estrangularlos! ;-). Pero recuerda que todos hemos pasado por eso, así que supongo que es el precio que tenemos que pagar los demás para que existan las personas ;-))

Besicos!