lunes, 15 de septiembre de 2014

Campeonato de España de Triatlón (Águilas)

Cuando le dije a Jaime que me iba a apuntar al Campeonato de España de Triatlón (distancia olímpica/estándar), entendió que lo haría en Grupos de Edad, con el objetivo de hacer un buen papel. Lógicamente yo también me lo planteé, sobretodo porque a este Campeonato Élite le tengo mucho respeto, que me costó mucho esfuerzo estar allí por primera vez en 2008 y por supuesto también terminarlo sin que me doblaran, tanto en Ferrol 2008 (6 vueltas), Cangas 2009 (7 vueltas), Pulpí 2010 (8 vueltas) y Pontevedra 2012 (8 vueltas, aunque aquí ya no aplicara lo de doblado/eliminado sino lo del tiempo de corte al 20%).

Pero la verdad es que a pesar de no hacer más de dos sesiones a la semana nadando, parece que me mantengo en mis tiempos pre-bombo, e incluso puede que a veces un poquito mejor (¿será que nadar durante el embarazo aumenta el rendimiento?), y en bici no me encuentro nada mal tampoco siempre que la cosa no pase de 2h30’-3h, así que pensé, “¿por qué no intentarlo?”, así que gracias a Ecosport, que me cedieron una de las plazas que tenían (ya que no estaba clasificada), pude estar allí.

¡¡Equipazo!!!

La fecha era 2 semanas después de Guada pero pensé que, si 2 semanas después de Ecotrimad me encontré genial en el Short de la CdC, aquí no sería diferente y la verdad es que, tras unos días muy suaves, el fin de semana anterior me salieron un par de buenos entrenamientos (el sábado bici con 2 subidas a el Cerro (de unos 16’ cada una) jugando con ritmos FTP a 216w y 211w y el domingo 20x400 a 1:33-37 en la pista), así que iba motivada.

Pero, ay, que el que con niños se acuesta… pues ya se sabe, así que el martes estaba sufriendo los efectos febriles de los primeros virus de guardería de este curso y el miércoles pasé la tarde tirada en el sofá con 38ºC de fiebre, así que pintaba negra la cosa. Pero ya no se puede hacer nada… traté de descansar para recuperarme en la medida de lo posible, el jueves nadé 1500m a ver qué tal (y no muy mal) y troté 10’ para comprobar que estaba ahogadita, viaje el viernes con 10’ trote y 10’ nado para mover el cuerpo y a hacer lo que se pudiera… En el tintero quedan los ensayos de T1 que sabía que necesitaba hacer después de estar 2 años sin competir en este tipo de pruebas (y sabiéndome mala ya de por sí).


Llegan las 15h bajo la solana y, después de hacer todos los trámites nuevos que hay que hacer, allí estoy calentando, con un miedo atroz por la plaga de medusas tratando de confiar en Mabel que me aseguró que no picaban. Como sé lo torpe que soy con las salidas desde la playa, practico la entrada una y otra vez: dos pasos y salto al agua. Punto positivo por eso, que debo mantener esa costumbre siempre.




Se da la salida y eso es una batalla campal!!!. Me llueven manotazos (que eso es inevitable y yo también daría alguno involuntario), agarrones, aguadillas, empujones… ¿pero esto qué es??. Ya no me preocupan tanto las medusas (que hay, y muchas, pero que parece que no pican porque a una la aplasté pero bien) sino salir intacta de esa pelea. La primera vuelta creo que no se puede calificar ni como “natación”.



En la segunda un poco mejor y además estuve atenta y vi un corte que pude solventar, colocándome de nuevo a los pies de Myriam, pero el mar estaba más movido y no fui ni medio cómoda en ningún momento.




Salgo del agua después de Myriam, pocos segundos detrás de Mabel y por delante de Patri pero una de las peores T1 del siglo (no entraré en detalles mejor) me deja a escasos metros de Patri y su grupo que consiguen enganchar al grupo de Mabel mientras yo me quedo en tierra de nadie viendo cómo se alejan y se alejan a pesar de mis esfuerzos y los de otra chica que vino poco después (equivalente a lo que me pasó en Pulpí 2010 también viendo alejarse a Patri, solo que esa vez Mabel luego me alcanzó por detrás y llegamos juntas a T2… pero eran los tiempos en los que Mabel era de este Mundo jeje ;-)).



Mi compañera de viaje (Gómez) y yo pegándonos un buen calentón con 2 chicas a rueda viéndolas venir y yo que, sin ir mal del todo, no me encontraba nada fuerte y me sentía como atrancada, sin mucha fuerza. Hasta que hacia el km 9  le digo “no me gusta nada decir esto pero, ¿y si dejamos que nos coja ese grupo que viene detrás y dejamos de martirizarnos para nada?”. Y así hicimos. No me gusta esa actitud que tuve tan poco valiente, pero en ese momento era lo más racional.



Y de ese grupo no voy a entrar en muchos más detalles, pero era el summun de la desorganización, con Almudena Jiménez del Marlins pegando palos sin ton ni son (alguno cuando llevaba un rato tirando que me fastidiaban bastante, y más teniendo en cuenta que no entiendo a qué venían, qué pretendía), la mitad del grupo colaborando nada y menos y yo tratando de organizarnos para ir a relevos, que si se hacen bien se puede ir muy rápido con poco esfuerzo para que, ya que a las de delante no las íbamos a poder coger, por lo menos meter lo máximo posible al grupo de atrás para bajar las probabilidades de que nos adelanten corriendo. Pero nada. Aquello era un desbarajuste total.


Así que con una bici sin pena ni gloria llegamos a la T2, donde en mi globerada de ponerme los calcetines (que no tengo callo y tengo una uña menos, así que miedo me daba) salgo la última del grupo con muuuucha diferencia. Pero ya no me importa demasiado… he llegado, voy a puntuar, eso es lo importante.

Salgo a correr más muerta que viva con el calor y probablemente los efectos el virus, que me siento como que corro a cámara lenta, así que me limito a ir pasando los kilómetros pero, afortunadamente, hacia el km4, me empiezo a encontrar un poco mejor y ya voy cogiendo ritmito, 



 Foto Carlos Triatlón

para finalmente cruzar la meta en la posición 42ª y con un poco de sabor agridulce.



Agrio porque es duro ver como en cuestión de 5 segundos te quedas fuera de la que debía ser tu carrera.

Dulce porque, casi un año después de ser mamá de mi preciosa nenita, la mejor de las animadoras, he vuelto a cruzar esa meta tan difícil y que tanto valor tiene para mí. Y dulce también por la cantidad de ánimos que recibí durante toda la competición, ¡¡gracias!!!.

Propósito de enmienda: de aquí a 2 semanas, que será el Campeonato de España por Clubes (la Liga, vaya), tengo que practicar la T1 por lo menos un par de días. A ver si lo logro.
 
Fotos cortesía de mi compi Jabi Real Perello

3 comentarios:

Jesús dijo...

Son muchas restricciones y un final de temporada muy "apretadete" y ahí, dando guerra. Bravo! Enhorabuena.

Ishtar dijo...

Gracias!!!. La verdad es que van a ser 3 competis en un mes y una ya no está acostumbrada a estos trotes jeje.

Besicos!

Antonio Jesús Pan dijo...

Enhorabuena por el blog. Gracias por compartir tus experiencias, son de mucha motivación!!

Te he mandado un mensaje a través de Facebook, pero no sé si lo habrás leído, porque Facebook acaba de notificarme que lo manda a una especie de carpeta SPAM si no pago dinero (??).

Un saludo.