martes, 6 de julio de 2010

Paréntesis



Si hay algo que les cuesta especialmente a los triatletas, sin duda es descansar. Podemos machacarnos sin rechistar, pero cuando llega la hora de tomarse un respiro, lo hacemos a regañadientes o, directamente, nos lo saltamos. Y pensamos que qué bien, que somos constantes y tenaces, pero no... si hay algo que tengo claro es que el cuerpo mejora por adaptación (homeostasis lo llaman los que saben de estas cosas), así que hay que darle un poco de "tira y afloja" para que produzca la mejora.

Si hay algo que aprendí la temporada pasada con tantas complicaciones, además, es que no hay que tener miedo a parar de entrenar cuando hace falta y, siempre que se haga de manera planificada y sabiendo lo que haces y por qué, creo que puede reportar grandes beneficios.

Así, sabiendo esto y siendo bien conscientes de que o rompíamos un poco la temporada o dificilmente íbamos a llegar en condiciones a Ibiza cuando llevamos compitiendo desde febrero y entrenando regularmente desde octubre, decidimos, tras tratar de cuadrar al máximo el calendario, que nos íbamos a tomar unas mini-vacaciones. Y el destino elegido para esas 4 noches fue... Italia. En concreto, Bolonia-Venecia-Florencia y, de propina y decidiéndolo sobre la marcha teniendo en cuenta nuestra capacidad para recorrernos las ciudades de cabo a rabo en tiempo record, Pisa. Allí hemos hecho un poquito de todo:

Hemos visitado unas cuantas iglesias, catedrales, monumentos, museos y demás lugares emblemáticos:

Hemos hecho kilómetros y kilómetros a patita recorriendo casi cada rincón del casco histórico de las ciudades:


Hemos cruzado unos cuantos puentes:


Guardado alguna que otra cola:

Hemos montado en vaporetto mientras pensábamos lo chulo que sería hacer un triatlón callejeando por los canales venecianos (con el agüita más limpia, claro está... aunque teniendo en cuenta algunos sitios en los que hemos nadado... no sé yo)


Hemos hecho fotos... muuuuchas fotos:


Hemos pasado un calorazo más que importante:



Investigamos a fondo la cocina típica italiana (y, milagrosamente, solo nos timaron una vez!! (con todo mi respeto a los italianos... básicamente porque aquí en España hacemos lo mismo con los pobres guiris):


Subimos cientos y cientos de escalones de campaniles, torres o lo que hubiera para disfrutar de preciosas vistas elevadas:




Tuvimos algún momento de "petar" por cansancio, para qué negarlo ;-)


Y, sí, pecamos, que algo de "pseudo-entrenamiento" sí que hicimos. Básicamente algo de tonificación aprovechando que el hotel de Bolonia tenía gim:


y un amago de trote mañanero frustrado (que trotar en ayunas a veces trae algún problemilla...):

que bien nos sirvió para ver una Florencia amaneciendo casi desierta

y cuya espinita sacamos esa misma tarde aprovechando que trotando se llega en la mitad de tiempo que caminando a los sitios para subir al mirador de la Piazzale Michelangelo en Florencia y disfrutar de un precioso atardecer:

Y, ahora, con las pilas bien cargadas, hay que poner toda la carne en el asador, que no queda nada para Pulpí y para Ibiza nos faltan kilómetros para aburrir, así que con el chip triatlético funcionando al 100%, toca ir a por el empujoncito final!

11 comentarios:

Mildolores dijo...

Chulas vacaciones. Me recuerdan a las que se plantean dos que me sé yo.
Eso de trotar por pais ajeno es una tradición, pero que mal sale siempre. Y es que los pateos turísticos y el running vacacional creo que se llevan muy mal.
Pero mola.

Pablo Vega dijo...

Muy chulas las fotos. Se os ve súperfelices, me alegro mucho.

Ahora vuelta a la rutina poquito a poquito.

Qué sería de la vida sin estas desconexiones puntuales. ;-)

Jesús dijo...

Que viaje mas bonito. Pero que fracaso como desconexión.

Estáis obsesionados.
Eran solo 4 días leñe. Y de pateo, tampoco era estar sentados.

Pues nada, no fuisteis capaces... visitasteis el gym del hotel (estaríais solos, claro).
Subisteís al mirador de Florencia corriendo en vez de en autobus como cualquier turista "normal".

Y en vuestro delirio llegasteis a imaginar un triatlón por las calles de Venecia... que eso no se le ocurre ni al guionista de James Bond.

En fin que os mejoreis ;)

PD. Llevo el mismo camino (en nada todos a terapia)

MAE dijo...

Eyyy!!! ¡¡qué chulada de crónica!! me encanta la manera que tienes de contar los viajes o las escapadas .... está ha sido preciosa si señor y en un momento óptimo y ahora a seguir jejeje ¡¡anda que nos os quedan cosas de aquí a Ibiza!! y con estos calores .... aiiiissss ¡¡no puedo con ellos!!

Ayer te echamos de menos pero me imagino que andarías liaa con las cosas propias de tu condición ¿o no? ...igual haciendo entrenamientos subterráneos jajaja.

Me encanta ver como disfrutáis la verdad es que tus fotos irradian felicidad y buenos momentos.

Besicos

Ishtar dijo...

Mildo, muy muy chulas :-). Si pensáis ir, casi mejor en otoño o primavera, porque de verdad que hacía un calor insufrible. Y lo de trotar, pues es una manera de ver más cosas en menos tiempo :-) y, además, con el dolor de piernas que teníamos de tanto andar, hasta nos alivió un poco, que al menos hizo que circulara un poco la sangre por otros músculos :-)

Pablo, la verdad es que ha estado muy muy bien. Nos encanta viajar, así que normal que se nos vea contentos jeje... lástima que no se pueda hacer más.

Jesús, bueno, solo han sido dos pequeños momentos de pecadillos veniales jeje. Es verdad que lo de Venecia tiene tela, pero no me digas que no molaría jaja. Estamos enfermos :-P

Besicos a todos!

Ishtar dijo...

MAE, que nos solapamos ;-). La verdad es que ha estamos muy muy chulo... cortito pero muy intenso :-). Ayer tenía masajito, que lo tenía pendiente desde hace un mes, que mi espalda no me da tregua, y mañana tengo fiestuqui aniversario de mi curro, así que hasta la semana que viene no nos vemos por allí :-(. Si es que esto es un puzzle sin final!.

Besicos!

Furacán dijo...

Con esos planes de descanso a ver a quien le cuesta parar!
Bonitos distinos, para ver cosas Italia siempre es un valor seguro, anda que no tiene monumentos.

Ruth Gómez Álvarez dijo...

Preciosas ciudades Esther.
Seguro que habeis disfrutado de este parentesis que tano agradece la cabeza.

Emilio dijo...

Geniales las fotos y las vacas, es un destino pendiente que espero hacer pronto. Por lo demas imagino que es imposible desconectar y mas teniendo ibiza y pupi tan cerca asi que mucho animo para ese empujon¡¡

El Lay. dijo...

Muy buenas vacas amiga.
Seguramente nos veremos en Pulpi, si no antes.
Ahora a machacarse toca.
Un saludo.

Nutria dijo...

¡Eh, que chulada! Me alegro de que hayais disfrutado!