martes, 27 de septiembre de 2011

70.3 Ironman World Championship

Uffff, qué duras son las vueltas de las vacaciones… pero no puedo dejar más tiempo sin contaros cómo fue todo en el 70.3 IRONMAN WORLD CHAMPIONSHIP que se celebró en Las Vegas el pasado 11 de septiembre. Para mí, haber podido estar en algo así es un regalo de la vida, un privilegio. Haberlo compartido con el que ahora es mi marido como parte de nuestra “original” y alucinante luna de miel, un auténtico sueño.



Al final todo salió bien y disfrutamos de un día maravilloso (y un fin de semana, que lo nuestro fue casi una boda gitana jajaja) junto a la gente que queremos en el entorno preciosísimo del valle del Lozoya




El caso es que el martes por la noche ya estábamos en Las Vegas con el objetivo único de disfrutar de la experiencia. Las últimas semanas de entrenamiento tras el Ironman no fueron buenas para ninguno. Sergio arrastra una lesión que a duras penas le ha permitido entrenar y yo he ido cayendo en picado poco a poco, notándome sin fuerzas, sin gasolina, y por más que intentaba remontar y me concentraba en los entrenamientos, solo me ganaba unas buenas pájaras que me quitaban las ganas de intentar hacer algo decente allí. Supongo que esos dos meses de organizar una boda express, preparar un viaje de casi 3 semanas a USA y todo ello entrenando el IM me han pasado factura.

Así que estando así, tampoco te preocupas de cuidarte de cara a la competición, lo que viene traduciéndose en pateadas turísticas maratonianas (que con la turra que hace en Las Vegas desgasta más todavía), muchas emociones fuertes y una alimentación, digamos, no muy apropiada ;-).










Pero con todo y con eso estábamos emocionados pensando en ese día. Ya en la expo, empezamos a paladear lo que es un ambiente triatlético hasta ahora desconocido para nosotros. Era impresionante mirar a nuestro alrededor y ver a toda esa gente con esos cuerpos curtidos por el deporte de competición… en mi vida había visto a tanta chica tan fina, con esas pedazo de patas y con esas pintas de pro… daba miedito. Después tuvimos la suerte de disfrutar de una preciosa piscina al aire libre en Henderson con unas 12 calles todas dispuestas para uso y disfrute del personal. Un lujo.

La disfrutada siguió al movernos a Lake Las Vegas, donde estaba el lago de la natación y la T1 para hacer el reconocimiento del circuito natatorio a cargo de la organización, ocupar nuestra habitación en el magnífico hotel oficial y hacer el check-in de las bicis.





Impresionantes máquinas allí (muchas con la matrícula de Hawaii). Una imagen vale más que mil palabras.




Cena de la pasta (que ya os he dicho que a mi eso de cenar pasta antes de competir me sienta fatal, pero era lo que había y me daba pereza ir a otro sitio), a dormir y al lío. El ambiente antes de la salida es fantástico, todo perfectamente organizado por tandas y, tras el himno de USA (ya sabéis cómo son estos yankis, y más en esa fecha tan señalada), empieza la fiesta. Salimos desde el agua para hacer un recorrido a una vuelta. Somos más de 100 chicas en mi grupo de edad… guau.





Tras sonar la bocina, salen todas a lo loco (o yo muy floja, como siempre) pero me resulta curioso que cada una va “a su bola”… no se juntan para formar grupos. Bueno, para mí mejor, que así voy remontando más fácil. Y así voy haciendo hasta que veo que paso mucho rato en paralelo a una chica y decido no seguir haciendo el tonto y me pongo a sus pies. Buen ritmo, un poco de agobio al empezar a adelantar gente de salidas anteriores (aunque comparado con Cuenca no era nada), pero sin percance salgo del agua haciendo una natación decente (de hecho es lo único en lo que las sensaciones las últimas semanas no eran nada malas).





T1 y a la bici.





Solo conozco el principio del circuito, así que sería una sorpresa, aunque todos decían que era bastante duro. Salida de Lake Las Vegas ”todoparaarriba” al más puro estilo Pálmaces y arriba enganchamos con la carretera al Parque Nacional de Lake Mead. Y así descubriría lo que para mí ha sido uno de los circuitos más alucinantes de bici que he hecho. En pleno paisaje del desierto, con sus tonalidades ocres, sus toboganes continuos, las carreteras serpenteantes de asfalto perfecto que se perdían en el horizonte, a pleno sol,… uffff… disfruté tantísimo que pude sacarle algo de rendimiento a la bici después de este último mes que no iba ni para atrás. Hice los mismos W que en Pescara (153 medios y 167 normalizados, a 30.5 km/h), que no es gran cosa pero más de lo que esperaba. El circuito era duro, porque no había ni un tramo llano, que o subías o bajabas (más subir que bajar), pero no eran cuestas largas ni de quedarse atrancado (aunque sí de quitar plato) y las bajadas no tenían curvas… el perfil era similar al del ICAN Marbella, de los que te bajas con las piernitas tiritando.





Pero aunque no me salió mal del todo (teniendo en cuenta cómo estaba), me adelantó hasta el apuntador (casi 30 chicas de mi AG, y eso que al final recuperé algún puesto)… las piernas de las chicas que me pasaban perfectamente acopladas sobre sus cabras eran todo un espectáculo, así que ni estando en mi mejor momento tenía gran cosa que hacer contra eso más que sentir admiración y un poquito de envidia ;-).

Y llega la hora de correr. En T2 ya paso por primera vez por el WC, que en el IM me vino bien y no volvió a incordiarme, pero aquí ya me notaba un poco hinchada. El calor ya aprieta bastante y es de esos calores que pican en la piel. No voy a profundizar mucho en la carrera a pie porque lo pasé realmente mal. El circuito me pareció demoníaco: 3km para arriba y 3 kms para abajo y así 3 veces. La última milla de la subida era en una carretera sin media sombra, con un asfalto ardiente, en la que llegaba arriba completamente ida y con la mirada perdida mientras me adelantaban triatletas de más de 50 años con una planta y una ligereza corriendo que os aseguro que si hubiera tenido fuerzas las habría hasta aplaudido… espectacular. Y tras las dos siguientes paradas en el WC, ya os podéis imaginar… zombie perdida.





Pero el caso es que tras muuuuuchos minutos de sufrimiento y otros 24 puestos perdidos (69º al final), llegue a meta, a esa meta tan difícil, a esa meta tan especial.








Ese tiempo no es el mío.... aunque por degracia tampoco se alejó tanto, uffff


A tiro hecho me da un poco de pena no haber ido en plenas facultades, en modo competitivo, porque competir con tanta gente de tanto nivel siempre es una experiencia de la que puedes aprender muchísimo y tener sensaciones de “estar en carrera” en una competición así tiene que ser impresionante, pero aún con eso lo disfruté de verdad, y más aún sabiendo que no creo que me vuelva a ver en algo ni parecido nunca más…





Y después, llegaba el turno de seguir honeymooneando con nuestro West Coast Tour… pero eso ya lo dejamos para otro día :-)



11 comentarios:

Carlos dijo...

Vivencias inolvidables...que nos hacen soñar a algunos de poder hacerlos realidad algún día, hay que luchar por ellos. Felicidades por todo...boda, temporada...

PD: sorprendido de que Las Vegas no fuera "objetivo A" aunque quizás todas las razones que has dado explican el por qué no puedo ser posible llegar a pleno rendimiento...aunque siempre me pregunto si somos "demasiado machacas" y no somos objetivos y deberíamos hacer lo que podemos asimilar, sin más...aunque si luego en "X" carrera sale "rana" estaríamos en las mismas...."me faltaron horas de entreno"...¡¡¡que difícil es planificar y programar para los coach!!!

Un fuerte abrazo...

Furacán dijo...

Te ha quedado bonta la crónica, ya tenía ganas de leerla. Ya veo que ha sido toda una experiencia. No será tu mejor half pero seguro que es de los que recordarás toda la vida.

XavierP dijo...

pero bueno! que es esto de dejarnos plantados tantos días! :-)
desde tu última entrada el 23 de agosto que no sabíamos de ti (eso los que no tenemos otro contacto que tu blog) y yo ya pensaba que te habías aburrido de contarnos tus experiencias. Mujer, que nos tienes abandonados (buen rollito)

Bueno, ya te he pegado la bronca, pero te disculpo inmediatamente porque organizar lo que has hecho es de campeona.

Primero enhorabuena por la boda, lástima que no os vistieseis de Marilyn y Elvis, hubiera sido lo más :-)

sobre la carrera: en estos momentos de la temporada en que los de aquí ya estamos terminando tiene que ser muy difícil estar a nivel competitivo, y si le sumas el viaje, jet lag, lesiones y el calor infernal puedes estar orgullosa, en serio.
Además si no recuerdo mal esta competición era un plan B que no teníais previsto desde un principio, asi que me reitero en las felicitaciones.

No dejes de escribir y esperamos re-crónica con más fotos.

besos
XavierP

MIGUEL A. ROLDAN MARIN dijo...

Buahhh una experiencia inolvidable supongo. Que guapos los dos y q felicidad haciendo luna de miel triatletica que pasada. Menos mal q la mía será en los JJOO el año q viene jejeje. Saludos y
Enhorabuena pareja

JUAN dijo...

felicidades por tu gran temporada. Supongo que la disfrutarás aún más después de una lesión como la tuya.

Te he tomado como ejemplo, a ver si consigo también mejorar en el agua, pero me conformo con la mitad de lo que has conseguido tu.

no te verás en otra igual... o sí te verás. O no allí, pero sí en Hawai... nunca se sabe.

Lo dicho, nos alegramos y algunos seguiremos buscando ejemplo en tu página.

Ishtar dijo...

Carlos, esta temporada lo único "A" era el IM. Lo de Las Vegas era algo que nos planteamos como motivación extra pero pensando que sería muy muy dificil estar allí, así que solo con haberlo disfrutado, nos damos por más que satisfechos. Además, tampoco teníamos claro cómo nos recuperaríamos del IM, y tal y como estábamos (mal mal), ir con cualquier pretensión hubiera sido absurdo, así que bastante jeje.

Furi, desde luego que sí... una experiencia inolvidable!. Emociones intensísimas estas últimas semanas, uffff :-)

Xavier, imagínate, que he estado "un poco" liada jajaja. La verdad es que han sido dos meses muy muy estresantes, pero el ver que todo ha salido bien y todo lo que hemos disfrutado hace que estemos felices a más no poder, así que ¿qué más se puede pedir? :-)

Miguel, ya veo que vosotros sois igual de frikis que nosotros jajaja. La gente alucinaba con que nos fuéramos de luna de miel a correr un tri jeje. Pero, al final, si es lo que nos gusta, ¿hay algo mejor? :-))

Juan, gracias!. Pues lo del agua... llegar a un nivelillo medio decente me supuso 3 años nadando 5 días por semana y al menos 2-3 de ellos en grupo, con gente que me sacaba los ojillos en las series ;-), así que no hay más misterio que eso, pero cuesta y tienes que ser consciente de que eso te quita tiempo de otras cosas, pero bueno, depende de lo que quieras conseguir, igual no hace falta tanto... con nadar un mínimo de 3 días/semana, sin dejar nunca más de 2 días sin tocar agua es suficiente, y si aunque sea 1 día por semana puedes nadar con alguien que te de un poco de caña en las series, vas a notar la diferencia....

Besicos a todos!!!

Kasper dijo...

Y ahora te empezará a preguntar la gente "¿y el niño para cuándo?"

Enhorabuena por todo. Por cierto, ¿y el niño para cuándo?

Tania dijo...

Doble Enhorabuena!! por la boda y el half IM!!
Tu crónica muy divertida y excelente como siempre :-)
Suena un poco cursi pero espero que seáis muy felices, más de lo que ya lo son :-)
bss
Tania

CSuarez dijo...

Aunque con retraso, muchas felicidades

CSuarez

Jesús dijo...

Felicidades por haber hecho una boda a la medida vuestra, menos convencional. La mayoría no pasa de desear hacer estas cosas.

Así que Enhorabuena por dos cosas únicas. Por el Enlace vuestro, y por "enlazarlo" con todo un Campeonato del Mundo en las Vegas.

Celina dijo...

Joooo, siento mucho el retraso, pero me alegro mucho de que lo pasarais tan bien! y sobre todo, enohrabuena por partida doble! os deseo lo mejor